Después del parto ya sea vía vaginal o mediante cesárea es muy importante realizar una valoración de la zona abdominal y perineal para evaluar el estado de la zona. Es probable que aparezcan molestias a nivel de las cicatrices, incontinencia urinaria, laxitud vaginal y debilidad de la musculatura del suelo pélvico. El objetivo de la fisioterapia es devolver al cuerpo su estado natural, recuperando el tono de la musculatura perineal y los tejidos del abdomen y evitando problemas secundarios.