La biopsia prostática es la herramienta de la que nos valemos para el diagnóstico definitivo del cáncer de próstata.

Nuestra Unidad realiza de modo rutinario la biopsia/mapeo prostático de modo extensivo bajo sedación y anestesia local, en régimen ambulante tal y como se realiza, por ejemplo, en otros procedimientos como la gastro/colonoscopia.

Se requiere de una pequeña preparación, en la que se incluye un antibiótico y la utilización de un enema para la limpieza del recto, con el fin de evitar las posibles complicaciones (sangrado al orinar, en la deposición o presentar un cuadro infeccioso, fundamentalmente) que, en nuestra experiencia,  son muy poco frecuentes.